&

"Beautiful People": la vida color de rosa

coffee-break-webEs una noche de tormenta y, en la habitación de Simon, el único hijo varón de aquella casita del suburbio inglés, se escucha el clásico camp Over the Rainbow, la canción que Judy Garland interpretaba en El mago de Oz. No aparecen Dorothy ni la Bruja Mala del Este: al costado de la cama se corporiza un espíritu muy bien lookeado.
-Soy el fantasma de tu futuro homosexual.
-¡Mmm, ese sweater es muy fashion!
-Bueno, pero vine a decirte que te quedes tranquilo: no todo es negativo en esta vida.
-¿Y vos cómo sabés?
-Simon, ¡yo soy vos!
Corte. Con sólo 13 años, el sensible de Simon acaba de verse a sí mismo en el futuro, ya convertido en un prestigioso diseñador de ropa llamado Simon Doonan, que será director de la marca Barneys. Pero esto es aquí y ahora: Beautiful People, la serie de la BBC que emite el canal I.Sat (con maratón de sus dos temporadas, este domingo 19 y el 26, desde las 10 AM) muestra la pre-historia de un gay exitoso: entre el bully y la confesión, con el clóset primero como un módico espacio donde quedarse encerrado y, después, como ámbito de creación: ¡amor por la ropa! En una versión aún más homo de Glee (si eso fuera posible), la serie enfoca las penurias adolescentes del que, por distinto, se cree único. Pero lejos del realismo sucio de toda fábula working-class, acá se imponen las ganas de vivir: Simon se enamora del deportista más popular del colegio y… ¡hay onda! Cuando están contentos, los chicos cantan y bailan. Y alientan el deseo de dejar el pueblito para mudarse a Londres y vivir entre la “beautiful people“, según el tema que los Pet Shop Boys compusieron para el programa.
 
beautiful-people-uk
La serie está basada en el libro de memorias del verdadero Simon Doonan, con una adaptación de Jonathan Harvey, el guionista de la película Beautiful Thing, otra de las épicas british de aceptación sexual adolescente, que acá se estrenó en los cines. En un larguísimo flashback donde le cuenta su pasado al novio del presente, en dos temporadas Simon se regodea con el éxito obtenido pero no olvida los pesares del ser teenager. Porque la epifanía la tuvo él mismo a los 13 años, cuando se le apareció un fantasma junto a su cama y, en un rapto de lucidez, él le dijo: “El futuro puede verse color de rosa, pero el presente sigue siendo una mierda”.
Publicado hoy en clarin.com

CategoriesSin categoría
Tags
Nicolás Artusi
Nicolás Artusi

Es periodista y sommelier de café. Trabaja en radio, prensa gráfica, televisión y online. Escribe libros largos y artículos cortos. Fue declarado Personalidad Destacada de la Cultura de la Ciudad de Buenos Aires.