&

"El escritor oculto": preso sin nombre, celda sin número

La última película de Roman Polanski cuenta las intrigas alrededor de un escritor fantasma contratado para redactar las memorias de un político. Y se convierte en inesperada metáfora sobre el encierro (in) voluntario.

 

coffee-break-web1Al personaje principal de la película no se le conoce el nombre: “Soy su fantasma”, contesta en inglés cuando le preguntan quién es, con quién vino. Erróneo, el subtítulo traduce: “Soy su escritor”. Contratado como “escritor fantasma” para las memorias de un ex premier británico, nuestro (anti) héroe se mueve entre las sombras del poder, siempre ajeno pero inmerso, y enredado cada vez más en las intrigas. Como dijo el crítico Roger Ebert, el escritor en funciones “es un hombre sin pasado que revolotea por la vida de un hombre con demasiado pasado”. Estreno de este jueves, El escritor oculto acaso sea la última película del maestro Roman Polanski, encarcelado a los 76 años por haber tenido sexo con una menor… ¡en 1978! El director de El bebé de Rosemary terminó el montaje entre rejas, con sus abogados como interlocutores de los productores y los técnicos. Y si es cierto que la vida imita al arte (o a la mala televisión), en su corte final la película desnuda el encierro de un hombre sometido debajo de capas y capas de aislamiento. El escritor fantasma no puede salir de la tormentosa isla donde se recluye el ex primer ministro, después no puede salir de su mansión, después no puede salir de su cuarto: preso sin nombre, celda sin número. El texto completo, acá.

 

the-ghost-writer-11

 

CategoriesSin categoría
Nicolás Artusi
Nicolás Artusi

Es periodista y sommelier de café. Trabaja en radio, prensa gráfica, televisión y online. Escribe libros largos y artículos cortos. Fue declarado Personalidad Destacada de la Cultura de la Ciudad de Buenos Aires.