La ciencia de lo absurdo ofrece una nueva conclusión: los que tomamos café amargo somos malvados. Según un estudio de la Universidad de Inssbruck, en Austria, las personas que prefieren el café sin azúcar son “malvadas y tienen tendencias al sadismo”. Los investigadores Christina Sagioglou y Tobias Greitemeyer concluyeron que “mientras más disfruta una persona del sabor amargo del café, más oscuros podrían ser sus rasgos de personalidad”. Ellos se basaron en las preferencias de 1.000 personas que debían elegir entre los sabores salado, dulce, ácido o amargo. Y a cada una de ellas se las contrastó con un test de personalidad que medía los niveles de agresividad.

 

Así demostraron que aquellas personas que toman café sin azúcar tienen leves tendencias psicopáticas al narcisismo, el maquiavelismo y el sadismo cotidianos. Por el contrario, quieren le adicionaban azúcar a las infusiones manifestaban señales más amables y empáticas. Según los científicos,“las personas asocian el sabor amargo a lo peligroso, lo que los lleva a sentir satisfacción al consumir bebidas con esa carga de peligrosidad”. Dato estadístico: se calcula que el 80 por ciento de los bebedores de café agrega a su bebida azúcar o edulcorante.

CategoriesSin categoría
Nicolás Artusi
Nicolás Artusi

Es periodista y sommelier de café. Trabaja en radio, prensa gráfica, televisión y online. Escribe libros largos y artículos cortos. Fue declarado Personalidad Destacada de la Cultura de la Ciudad de Buenos Aires.